El molino rojo

El molino rojo

Detrás de la técnica tradicional del molino de piedra.

Antes de que Bob’s Red Mill se convirtiera en el líder en granos integrales, exisitió un libro y la aspiración para ayudar a las personas.

Los comienzos del molino rojo

La trayectoria de Bob comenzó a mediados de la década de los 60, cuando se encontró un libro que hablaba sobre un antiguo molino de piedra. Guiado por su visión de operar un molino que abasteciera comida nutritiva y saludable, Bob buscó incansablemente hasta que, con un poco de tiempo y persistencia, Bob y su esposa encontraron varias piedras de molino y construyeron su primer molino en Redding, California.

En 1978, la pareja dejó el molino y se retiró a la ciudad de Oregon, pero el destino intervino una tarde cuando Bob se encontró un viejo molino en venta cerca de Milwaukie. Unos meses después, el nuevo molino de Bob ya producía harinas y cereales molidos en piedra para los clientes de la comunidad.

Tuvieron mucho éxito hasta 1988, cuando un incendio trágicamente destruyó el edificio. Bob, que nunca le ha dicho que no a un reto, trabajó para reconstruir el negocio desde cero, creando la marca que conoces y amas hoy.

Preservar la nutrición a través de la tradición

Para elaborar una excelente harina de granos integrales, no hay tecnología moderna que se le compare al tradicional molino de piedra. Nuestros molinos son muy parecidos a los utilizados durante la época del antiguo Imperio Romano. Nuestras piedras de cuarzo conservan las partes más nutritivas de los granos, para empacar en nuestros productos todas las propiedades y bondad de los granos.

Nuestros molinos funcionan a una baja temperatura y a una velocidad moderada; lo que permite que los nutrientes y el sabor de los granos se preserve. Este es el secreto de nuestra producción que nos permite sellar la frescura y las propiedades de los granos.